En 1922 Mikao Usui, maestro fundador de REIKI, creó en Tokyo la Usui Reiki Ryoho Gakkai (Escuela Depositaria del Reiki Tradicional Japonés) y se esforzó en enseñar y tratar con REIKI a muchas personas. Estableció una pauta de vida basada en cinco principios extraídos de los poemas del Emperador Meiji, además de las ceremonias de iniciación para capacitar a nuevos practicantes de REIKI.

 

En septiembre de 1923, un intenso terremoto desvastó el área metropolitana de Tokyo, dejando tras de sí una gran cantidad de heridos y sufrimiento. Mikao Usui, atendió a un ingente número de damnificados. Cuando falleció en 1926, había conseguido iniciar a 21 maestros que hicieron que esta técnica se pudiese expandir hasta popularizarse en nuestros días.

 

Aproximadamente una sesión de REIKI puede durar unos cuarenta y cinco minutos. El paciente permanecerá acostado en una camilla, descalzo y vestido.

Durante la sesión se utiliza música suave y aromas como incienso o esencias (aromaterapia).

Se colocan las manos sobre una serie de ubicaciones en el cuerpo haciendo fluir la Energía REIKI.

Durante un tratamiento, se siente una relajación profunda, una gran sensación de paz.

Hay personas que se quedan dormidas, cosa que no influye para nada en el resultado final. Otras sienten un cosquilleo, ca

calor o frío en diferentes partes del cuerpo, según fluya la energía. Otras veces ven colores, o  experimentan una sensación de "flotar" o sienten emociones que salen a la superficie y otras no sienten nada y no por ello el REIKI no está funcionando.

Hay personas que tras recibir sus primeras sesiones podrían experimentar cambios que podrían resultar molestos. En los días siguientes a la sesión podrían tener sensaciones de náuseas, vómitos, diarrea, dolor de garganta o simplemente se pase una semana enfadado o muy sensible. Aunque parezca contradictorio, es positivo. Es lo que se llama crisis de sanación.

En esa fase de crisis de sanación, nuestro cuerpo físico libera toxinas acumuladas en nuestros órganos. Nuestro cuerpo mental-emocional libera emociones, o bien pone de manifiesto patrones de pensamientos nocivos.

Dentro de los Síntomas Físicos que podemos experimentar durante la crisis de sanación destacan los siguientes: incremento del sudor, de orina o de evacuaciones de heces, sarpullidos, vómitos, resfriado, gripe, fiebre o  dolores de cabeza, entre otros.

Dentro de los Síntomas Mentales o Emocionales que podemos experimentar durante la crisis de sanación destacan los siguientes: ira, tristeza, miedo, odio, ansiedad, entre otros.

Una sola sesión actúa sobre las consecuencias y resuelve problemas puntuales, por lo que se recomienda, dependiendo de cada persona varias sesiones. Cuanto más largo sea un tratamiento de REIKI, más completos y duraderos serán sus efectos.

Contacto

Para cualquier duda me tiene a su disposición:

Dr. Joel A. Rugerio Cano

Número de Colegiado 45238

Carrer Villarroel, 259, Bajos
Barcelona, 08036

 

Teléfono +34619553012

  • Negro del icono de YouTube
  • Negro Twitter Icono
  • Black Facebook Icon
  • Negro del icono de Instagram
  • Black LinkedIn Icon

¡FELIZ DÍA!