Nutrición Celular Activa

y

Ortomolecular

La NUTRICIÓN CELULAR ACTIVA se preocupa por el funcionamiento y estado de nuestras células, esas que se agrupan en nuestros órganos y asumen funciones biológicas vitales para el funcionamiento correcto de nuestro organismo. 

Cualquier intoxicación de éstas puede acarrear problemas en nuestra vida cotidiana. Una célula cargada de toxinas se desequilibra cuando está falta de nutrientes esenciales como son vitaminas, antioxidantes, aminoácidos, ácidos grasos… y este desequilibrio, está directamente relacionado con nuestro estado general y viene producido por nuestros malos hábitos de vida, de alimentación y el entorno donde vivimos y relacionamos.

Hemos de tener en cuenta que los desequilibrios nutricionales se producen, entre otros motivos, por falta de información (esto es algo que nunca se enseña en los colegios desde niños), o bien por exceso de información (en un mundo cada vez más obeso, no es de extrañar que existan montones de dietas). Lo que ocurre es que muchas de estas dietas no tienen en cuenta a la célula como entidad, la cual necesita x nutrientes en las cantidades adecuadas.

Para entender esto, piensa que tú como Ser humano te alimentas todos los días, del mismo modo que se alimenta cualquier animal del planeta. Pero no se tiene en cuenta que estamos formados de billones y billones de seres vivos (células), y éstas no siempre reciben los nutrientes adecuados, porque no se los damos por los motivos mencionados anteriormente.

La NUTRICIÓN ORTOMOLECULAR viene a solucionar este contratiempo ya que está orientada a mantener la salud humana a través de la suplementación nutricional.

Gracias a la ORGANIMETRÍA CUÁNTICA FUNCIONAL y a su instrumento Celidyn®, en una breve sesión, podemos saber el estado de tus órganos, y averiguar si tu organismo está equilibrado, o bien si por el contrario hay algún déficit de nutrientes que esté alterando su normal funcionamiento. 

¿Qué son las Vitaminas?

Las Vitaminas son sustancias indispensables para los procesos metabólicos del organismo. Hay diferentes tipos que cumplen funciones diferenciadas. Ingresan al organismo mediante una dieta equilibrada y variada.

El cuerpo no produce por sí mismo estas sustancias, por lo que la carencia en la alimentación se traduce siempre en una alteración en el metabolismo corporal.

Sus funciones son las siguientes:

-VITAMINA C (HIDROSOLUBLE): Produce Colágeno, proteínas necesarias para la cicatrización y formación de los tejidos.

-VITAMINA B1 (HIDROSULUBLE): Regula el sistema nervioso y las funciones cardíacas. También contribuye al crecimiento.

-VITAMINA B2 (HIDROSOLUBLE): Contribuye al mantenimiento de las membranas mucosas, la piel y el transporte de oxígeno.

-VITAMINA B3 (HIDROSOLUBLE): Mejora la circulación de la sangre y la producción de neurotransmisores.

-VITAMINA B5 (HIDROSOLUBLE): Contribuye a la desintoxicación del cuerpo.

-VITAMINA B6 (HIDROSOLUBLE): Forma los glóbulos rojos indispensables para el transporte de oxígeno por el cuerpo.

-VITAMINA B8 (HIDROSOLUBLE): Interviene en la formación de glándulas que generan las hormonas y en la formación de la dermis.

-VITAMINA B9 (HIDROSOLUBLE): Permite la multiplicación celular, por lo que interviene en el desarrollo del sistema nervioso.

-VITAMINA B12 (HIDROSOLUBLE): Interviene en la síntesis de ADN y ARN, por lo que se relaciona con el sistema nervioso y la genética.

-VITAMINA A (LIPOSOLUBLE): Es antioxidante y participa en la formación de hormonas entre las que se encuentran las segregadas por las glándulas suprarrenales.

-VITAMINA D (LIPOSOLUBLE): Permite la absorción intestinal de proteínas y calcio.

-VITAMINA E (LIPOSOLUBLE): Interviene en la formación de tejidos y en la fertilidad.

-VITAMINA K (LIPOSOLUBLE): Se relaciona, principalmente, con la regulación de la coagulación sanguínea.

La carencia de Vitaminas suele ocasionar problemas de decaimiento, anemias, depresiones, estado de ánimo cambiantes, anorexia, amenorreas, problemas en el sistema digestivo, etc...

Su carencia durante períodos de crecimiento o embarazo son determinantes para toda la vida del niño, por lo que es muy importante hacer consultas y chequeos periódicos para garantizar el buen desarrollo del bebé y el crecimiento óseo y muscular de los niños.

¿Qué son los Minerales?

Los Minerales son los elementos naturales no orgánicos que representan entre el 4 y el 5 por ciento del peso corporal del organismo y que están clasificados en Macrominerales y Oligoelementos. El ser humano los necesita para mantener el buen funcionamiento del cuerpo y garantizar, entre otros, la formación de los huesos, la regulación del ritmo cardíaco y la producción de las hormonas.

En la dieta normal, los Macrominerales son aquellos que el organismo necesita en cantidades más grandes. En este grupo se incluyen el calcio, fósforo, magnesio, potasio, azufre, cloro y sodio.

-CALCIO: es uno de los responsables en la formación de los dientes y de los huesos.

-MAGNESIO: participa en la actividad de muchas enzimas. 

-FÓSFORO: participa en la formación de los dientes y los huesos junto con el calcio.

-POTASIO: participa en la comunicación entre los nervios y los músculos.

-AZUFRE: participa en la síntesis del colágeno e interviene en el metabolismo de los lípidos, entre otras funciones.

-CLORO: ayuda a mantener el equilibrio de los líquidos corporales.

-SODIO: ayuda en las funciones de los nervios y los músculos y junto con el cloro, en el mantenimiento del equilibrio de los líquidos corporales.

Respecto a los Oligoelementos,  estos son los minerales que el organismo sólo requiere en pequeñas cantidades. Los principales oligoelementos son: hierro, manganeso, cobre, selenio, yodo, cobalto, cinc y flúor. Tanto la falta de estos minerales, como su exceso pueden tener consecuencias muy graves para la salud.

-HIERRO: participa en el transporte de oxígeno y su déficit puede provocar anemia.

-MANGANESO: es imprescindible para el buen funcionamiento del organismo.

-COBRE: es esencial en la formación de los glóbulos rojos.

-SELENIO: participa en actividades como la reproducción la regulación de la hormona tiroidea.

-YODO: participa en la producción de las hormonas tiroideas y ejerce un papel fundamental durante el embarazo.

-COBALTO: actúa para estimular y conseguir el buen funcionamiento de los glóbulos rojos.

-ZINC: ayuda a que el sistema autoinmune funcione de forma adecuada.

-FLÚOR: interviene en la formación y en el fortalecimiento de los huesos y los dientes.

¿Qué son los Ácidos Grasos?

Los distintos tipos de Grasas necesarios para la vida humana se clasifican en saturados, monoinsaturados y poliinsaturados, dependiendo de complejos enlaces químicos.

A partir de ciertos elementos, el organismo puede fabricar ácidos grasos saturados y  monoinsaturados, pero los ácidos grasos esenciales (poliinsaturados), debemos ingerirlos en la dieta.

Estos ácidos esenciales se agrupan en familias como los Omega 3, Omega 6 y Omega 9.

-ÁCIDOS OMEGA 3: Esta familia de ácidos grasos esenciales es una de las más beneficiosas para el organismo. Sin embargo, nuestras dietas suelen contener mayores niveles de Omega 6 y poca cantidad de ácidos grasos Omega 3, por lo que conviene incluir de manera habitual en la dieta alimentos que los contengan. Estos ácidos grasos esenciales ejercen una labor muy beneficiosa en la salud cardiovascular, la regulación de grasas (colesterol y triglicéridos), en trastornos del sistema nervioso y del cerebro y en afecciones de la piel.

-ÁCIDOS OMEGA 6: Suelen abundar más en la dieta frente a una escasez en Omega 3. Al interferir en la asimilación de otros ácidos grasos, los Omega 3 y los Omega 6 sí compiten a la hora de ser metabolizados. Es decir, un exceso de uno conlleva la carencia del otro. Realizan importantes funciones en el organismo en relación a la salud cardiovascular, hormonal y en el metabolismo de la glucosa con efectos antiinflamatorios y equilibradores de la grasa en el organismo (colesterol), lo que conlleva a una buena salud cardiovascular. Su carencia está relacionada con afecciones en la piel.

-ÁCIDOS OMEGA 9: Están relacionados con la buena salud cardiovascular sobre todo. Además, aumentan los niveles de colesterol HDL (el bueno), lo cual es esencial para mantener el equilibrio lípídico en el organismo.

Contacto

Para cualquier duda me tiene a su disposición:

Dr. Joel A. Rugerio Cano

Número de Colegiado 45238

Carrer Villarroel, 259, Bajos
Barcelona, 08036

 

Teléfono +34619553012

  • Negro del icono de YouTube
  • Negro Twitter Icono
  • Black Facebook Icon
  • Negro del icono de Instagram
  • Black LinkedIn Icon

¡FELIZ DÍA!